Dentro de una unidad de cuidados intensivos por Coronavirus

Médicos transportando camillas con pacientes graves por los pasillos agitados, salas llenas de camas con personas sufriendo, jadeando, agarrándose el pecho, con tubos bombeando oxígeno a sus pulmones. Imágenes grabadas por Sky News muestran la lucha contrarreloj contra el coronavirus en el hospital principal de Bérgamo, el más afectado de Italia.

El hospital Papa Giovanni XXII es uno de los más avanzados de Europa, pero ahora está desbordado, como muchos otros, por la gran cantidad de personas en estado grave, e intenta lidiar con una crisis que nunca imaginó.

Ante la llegada constante de nuevos infectados, el personal tiene que reorganizar las salas para utilizar todo el espacio. En los laboratorios los médicos realizan pruebas continuas para detectar el virus e intentar encontrar algo que pueda vencerlo, pero dicen que aún está muy lejos.

“Nunca me había sentido tan estresado en mi vida”, reconoce el intensivista Lorenzo Grazioli, admitiendo que “cuando estás en este punto te das cuenta de que no eres suficiente”. “Somos 100 anestesistas, estamos haciendo todo lo posible, pero tal vez no sea suficiente”, admite.

El jefe de atención de emergencia, Roberto Cosentini, indica al corresponsal de Sky News, Stuart Ramsay, que nunca han visto nada parecido, y advierte a otros países, especialmente a Reino Unido, que también lo verán pronto.

“Es una neumonía muy grave, por lo que es una tensión enorme para todos los sistemas de salud”, afirma el doctor. Según explica, todos los días entre 50 y 60 pacientes llegan a su departamento de emergencias con neumonía “y la mayoría de ellos son tan graves que necesitan volúmenes muy altos de oxígeno”.