Enfermera revela nuevo síntoma de pacientes antes de morir.

Ella atiende en el Life Care Center en Kirkland, el epicentro del brote por coronavirus COVID-19 en el estado de Washington. Vio agonizar y morir a decenas. Y continúa brindándose por entero, Chelsey Earnest, de ella se trata, cree que un nuevo síntoma podría estar extendiéndose entre los positivos que enferman del nuevo microorganismo nacido en Wuhan, China.

En diálogo con la cadena de noticias CNN, Earnest dijo que los ojos rojos eran “la señal más importante” de los residentes que tenían COVID-19, la enfermedad causada por el virus. “Es algo que presencié en todos los pacientes. Tienen, como… ojos de alergia. La parte blanca del ojo no es roja. Es más como si tuvieran una sombra de ojos roja en el exterior de sus ojos“, reveló la enfermera.

El descubrimiento de la profesional de la salud, quien ve decenas de casos por días, es extraño y no responde a ningún otro síntoma conocido hasta el momento, incluidos aquellos nuevos que incluyen la pérdida del olfato y el gusto por algunos días.

Lo que se incluye son fiebre, tos y falta de aliento. Por el contrario, los dolores o la presión persistentes en el pecho y los labios azulados son signos de emergencia y de que el paciente deberá ser atendido de inmediato porque su vida podría correr peligro. La enfermera reveló que los pacientes en el Life Care Center a menudo pasaban de no tener otros síntomas sino tan solo ojos rojos al morir.

“Hemos tenido pacientes que solo tenían los ojos rojos como el único síntoma que vimos e ir al hospital para luego fallecer”, dijo la mujer. Esta información, desde luego, fue compartida por Earnest con sus superiores, que ya están al tanto del síntoma. En caso de tener “ojos rojos”, los médicos de urgencias conseguirán de inmediato una cama.